Labio y Paladar Hendido

¿Qué es?

El labio (cheiloschisis) y el paladar hendido (palatosquisis) son algunos de los defectos de nacimiento más comunes que afectan a los niños en América del Norte.

La formación incompleta del labio superior (labio leporino) o en el techo de la boca (paladar hendido) se puede producir de forma individual, o ambos defectos pueden ocurrir juntos. Las condiciones pueden variar en gravedad y pueden afectar uno o ambos lados de la cara.

Procedimiento

La reparación de labio y paladar hendido es un tipo de cirugía plástica para corregir el desarrollo anormal tanto para restaurar la función como para restaurar una apariencia más normal.

Paso 1 - Anestesia

Para la comodidad del paciente, los medicamentos se administran durante el procedimiento quirúrgico. Esto incluye sedación intravenosa y anestesia general. El Dr. Domínguez siempre recomendará la mejor opción. 

Paso 2 - La incisión

El principal objetivo de la cirugía de labio leporino es cerrar la separación del labio y proporcionar una función, estructura y mejor apariencia del labio superior. Las incisiones se hacen en los lados de la hendidura para crear velos de tejido que posteriormente se unen y se suturan para cerrar la hendidura. 

La reparación del paladar hendido necesita un reposicionamiento cuidadoso del tejido y sus músculos para poder cerrar la hendidura y reconstruir el techo de la boca. Las incisiones se hacen a los lados de la hendidura, en este caso, se utilizan técnicas de colgajo especializado para reposicionar el músculo y los componentes duros y blandos del paladar. Por lo regular se repara cosiendo en la línea media del techo de la boca, proporcionando superficie longitud del paladar para permitir la alimentación normal, el desarrollo del habla y el crecimiento continuo durante toda la vida. 

Paso 3 - Cerrar las incisiones

La mayoría de las incisiones del labio y del paladar hendido se pueden cerrar con suturas absorvibles o removibles. 
Una nota especial: es importante comprender que, si bien una hendidura puede repararse quirúrgicamente en un solo procedimiento de cirugía plástica, el tratamiento de un niño que nace con una hendidura continúa hasta la adolescencia y hasta la edad adulta. A medida que el niño crece, es posible que se requieran procedimientos de cirugía plástica secundaria para mejorar la función y la apariencia.

Paso 4 - Ver los resultados

Las cicatrices externas resultantes de una reparación de hendidura generalmente se colocan en los contornos normales del labio superior y la nariz. Con el tiempo, se desvanecerán y la capacidad de su hijo para crecer y funcionar normalmente continuará mejorando.

Recuperación

Se le darán instrucciones específicas que pueden incluir: Cómo cuidar el sitio quirúrgico después de la cirugía, medicamentos para aplicar o tomar por vía oral para ayudar a la curación y reducir el riesgo de infección, preocupaciones específicas que debe buscar en la salud general de su hijo y cuándo para hacer un seguimiento con su cirujano plástico.

Su cirujano plástico o el personal asistente lo instruirán sobre la alimentación de su hijo y sobre cualquier restricción o instrucción especial de actividad.

No se sorprenda si descubre que se han colocado los brazos en recuperación. Evitarán que él o ella lesione el sitio quirúrgico a medida que cicatriza. Las restricciones se pueden quitar varias veces por día, siempre y cuando su hijo sea supervisado y se le impida tocar el sitio quirúrgico o chuparse el pulgar.

La incomodidad de su hijo puede controlarse con analgésicos. Si es necesario, las suturas se eliminarán después de la cirugía. La curación continuará durante varias semanas a medida que se resuelve la inflamación.

Después de la cirugía, la protección solar diligente es esencial para prevenir la formación de cicatrices irregulares.

Resultados

El resultado de la reparación inicial del labio hendido y / o del paladar hendido de su hijo hará una gran diferencia en su calidad de vida, su capacidad para respirar, comer y hablar. Sin embargo, los procedimientos secundarios pueden ser necesarios por razones funcionales o para refinar la apariencia. Aunque las cicatrices de una reparación de labio leporino generalmente se encuentran dentro de los contornos normales de la cara, siempre estarán visibles.